miércoles, 20 de abril de 2011

¿QUÉ SABEMOS SOBRE...?

Esta entrada la voy a dedicar a la vida y trayectoria de personajes que han salido a la luz, cuando hemos estudiado el bloque 2 de la asignatura, llamado "literatura de autor".
Pues bien, como ya os acabo de decir, a lo largo del bloque de “literatura de autor”  que hemos estudiado, han salido a la luz personas muy relacionadas con el mundo de la literatura y me ha parecido muy interesante conocer  más de ellos y su trayectoria, ya que sobre algunos de ellos no tenía ningún  conocimiento previo. Sin embargo hay otros, como el caso de Elena Fortún que conocía algo, ya que seguí de cerca las historias de “Celia”. Cuando salió en clase el personaje de Celia, la verdad que a todos los que la recordábamos de nuestra infancia, se nos escapó una sonrisilla y empezamos a recordar momentos que nos hicieron disfrutar.
Bueno aquí os dejo un poco de la vida de estos personajes.

PURITA CAMPOS

Purificación Campos
(Barcelona, 1937),
Más conocida como Purita Campos, es, sin duda, la autora española de cómics más famosa desde la década de los 70 hasta hoy mismo, tanto por la calidad de su dibujo como por su versatilidad creadora.
Desde los catorce años Pura Campos hacía apuntes de desfiles de modas y dibujaba figurines para varias modistas de Barcelona; más tarde se dedicó a la creación de modelos y colaboró en las revistas de moda Dames de France y Carnet Elegante.
Pero su vocación se orientaba día a día, decididamente, hacia la ilustración, por lo que durante varios años estudió dibujo en la Escuela de Arte de la Llotja de Barcelona. Es entonces cuando se produjo el gran giro que cambió la vida y la dedicación de Pura Campos, cuando, por una serie de circunstancias casuales, se encontró de la noche a la mañana trabajando para la Editorial Bruguera y dibujando historietas, lo que dio un cambio de orientación trascendente a su vida, hasta el punto de determinar de manera radical su obra de los siguientes veinticinco años.
Tras una etapa dibujando ilustraciones, cómics y cubiertas para los tebeos Can Can, Celia, Sissi, Blanca o Dalia, de Bruguera, en los que se fogueó y adquirió el oficio de la historieta y poco a poco definió su estilo gráfico, Purita Campos comenzó a trabajar, calladamente, para las revistas de cómics de otros países, especialmente y sobre todo para Inglaterra, aunque con el paso de los años y el desarrollo de su carrera profesional dibujase también, de forma expresa, para editoriales de Holanda, Bélgica, Alemania y los países nórdicos. Fueron años de mucho trabajo, poco conocido, no siempre bien valorados, años en fin de formación. Esa formación que en los creadores se compone en una ínfima parte de inspiración y en su noventa por ciento de trabajo, trabajo y trabajo.
Es a partir de 1971 cuando Purita Campos se ve proyectada a la primera línea del cómic y su nombre alcanza proyección internacional, a partir de su realización de la serie Esther y su mundo para una revista inglesa de cómics. Tras su éxito entre las lectoras inglesas, la serie se publicó prácticamente en toda Europa y ha sido la base del éxito popular de la autora, que la realizó desde 1971 hasta 1988 ininterrumpidamente.
Sobre esta base de éxito, Purita ha realizado otras muchas series famosas de cómics, entre ellas y de especial interés Tina, para la revista holandesa del mismo nombre, la obra de producción propia Gina, adaptaciones a la historieta de Heidi y Otra vez Heidi, y, entre otras, la serie de tiras de cómic Dulce Carolina para los lectores más pequeños, cuentos infantiles, postales, chistes, etc.
Además, hay una Purita Campos poco o nada conocida en su vertiente de ilustradora, pintora, grabadora y litógrafa, actividades artísticas en las que ha demostrado su capacidad para romper los límites expresivos y para desenvolverse con igual soltura y enorme calidad en las más variadas expresiones del arte y la comunicación.
Precisamente en el periodo 2005-2007, Purita se multiplica para repartir su tiempo entre la pintura de caballete, la escuela de dibujo que mantiene desde hace muchos años y el cómic.
La obra más actual de Purita Campos, iniciada sobre ideas y planteamientos nacidos en 2005 y convertidos en páginas de cómic en el 2006 son Las Nuevas Aventuras de Esther, una obra que le ha hecho retomar el cómic con entusiasmo y total dedicación, llevando su nombre a los diarios, revistas, radio y televisión, con una total proyección mediática de Purita Campos, que se demuestra como la mejor y más importante autora española de cómics, con proyección internacional. Su gran valía como narradora, como dibujante y como creadora de universos de ficción se ha visto reconocida a nivel oficial por la concesión de la Medalla de Oro 2009 al Mérito en el Trabajo Artístico, por el Ministerio de Cultura de España.





ELENA FORTÚN

 Encarnación Aragoneses Urquijo, más conocida por su seudónimo literario Elena Fortún (Madrid, 17 de noviembre de 1886 - 8 de mayo de 1952), escritora española, autora de literatura infantil y juvenil.
Estudió en Madrid Filosofía y Letras. Se casó en 1908 con Eusebio de Gorbea Lemmi, militar republicano y también escritor, que tuvo que exiliarse tras la Guerra Civil y se suicidó en Buenos Aires el 16 de diciembre de 1948. De él tuvo dos hijos; el pequeño de ellos, Bolín, murió en 1920. Vivió sobre todo en Madrid, pero también residió en Canarias, San Roque, Zaragoza, Barcelona, Valencia, Francia y Argentina.
Empezó a escribir para niños en 1928 en la revista Blanco y Negro, resucitando la sección de Gente menuda, ya con el seudónimo de Elena Fortún. Pronto las historias de la niña madrileña Celia, que cuestionaba el mundo de los adultos, cuajaron entre los lectores infantiles de manera tal, que la editorial Aguilar se interesó por la obra. Así fueron viendo la luz títulos tan conocidos como Celia, lo que dice, Celia en el colegio, Celia y sus amigos, Celia novelista o Celia madrecita. El último, Celia en la revolución, permaneció inédito hasta hace poco, en que se editó en 1987 por la Editorial Aguilar; es un borrador de 1943. Trabajó en las revistas Blanco y Negro, Cosmópolis, Crónica y Semana, y en las infantiles Macaco, El Perro, el Ratón y el Gato y otras de España y América.
Creó celebérrimos personajes como Celia, el más popular, protagonista de una larga serie de novelas; Cuchifrín y Matonkiki, también protagonistas respectivos de ciclos novelísticos, y otros como Mila, Roenueces, el Mago Pirulo, el Profesor Bismuto, Lita y Lito y La Madrina. Elena Fortún comprendía como nadie hasta el momento la psicología infantil y se granjeó la simpatía de los niños, que se podían identificar fácilmente con sus personajes rebeldes y reconocibles en la calle. Sabe cómo ponerse a la altura de los niños y entra en su mente y en sus ilusiones; sabe qué decirles y cómo hablarles, porque Elena Fortún toma partido, definitivamente, por el bando infantil.
Aunque no se comprometió en partido u organización política alguna, Encarna Aragoneses siempre fue republicana porque pensaba que la II República estaba llamada a acabar con el analfabetismo y con la situación de desigualdad que vivía la mujer, pues fue Elena Fortún una feminista irredenta. Sus narraciones extensas han relegado al olvido su narrativa corta, muy abundante y de gran calidad. La mayor parte de estas historias se publicaron en las páginas de las revistas antes mencionadas (Gente Menuda, Crónica...) y muchas de ellas fueron recogidas después en dos volúmenes titulados Los cuentos que Celia cuenta a las niñas (1951) y Los cuentos que Celia cuenta a los niños (1952). Pero gran parte de los otros no han vuelto a ver la luz y merecen, por sus calidades aún vigentes, una adecuada recuperación. En todos ellos es visible una recuperación y modernización de la tradición popular.
En el Parque del Oeste de Madrid fue erigida en 1957 una estatua a su memoria, realizada por el escultor murciano José Planes. Además, una calle de la capital lleva su nombre.



OBRAS DESTACADAS:

Celia, lo que dice es el primero en la serie de libros infantiles escritos por la famosa escritora española Elena Fortún. El libro es una colección de cortas historias originalmente publicadas en revistas en 1928.
Las historias -escritas desde la perspectiva de una niña de siete años de edad llamada Celia Gálvez de Moltanbán- narraban la vida de la protagonista viviendo en Madrid con su familia. Celia, que era un personaje extremadamente popular desde su primera aparición hasta los años 1960, era caracterizada como una niña que de seguido cuestionaba el mundo que le rodeaba en maneras que eran tanto ingeniosas como inocentes. La novela fue seguida por varias secuelas durante los años 1930 y 50, el último publicado en 1987, treinta y cinco años después de la muerte de la escritora. La primera de estas secuelas fue Celia en el colegio, originalmente publicada en 1932. Los libros fueron tan populares como exitosos durante el tiempo que seguía sus publicación y son hoy considerados clásicos de la literatura española. Los tres primeros libros fueron llevados a la televisión en 1992, en una serie producida por José Luis Borau titulada Celia[ ] la cual protagonizaba a Cristina Cruz Mínguez en el papel de Celia.

Celia en el colegio (1932) es el segundo libro en la serie de Celia creada en 1928 por la escritora española Elena Fortún. El personaje y las aventuras de Celia reflejaban la sociedad actual del país durante los años 30, bajo la amenaza de la llegada de la guerra civil española y otros problemas. Celia, con su ingeniosa manera de interrogar el mundo que le rodeaba, particularmente el de los adultos, llegó a ser un personaje entrañable, querido y leído por muchos; al principio, los libros se escribían con el propósito de entretener a las niñas, pero con el paso del tiempo, los cuentos de Celia se han hecho populares con los niños también.


Celia novelista es el tercer en la serie de libros infantiles escritos por la escritora española Elena Fortún. Al igual que los demás libros de la serie publicados antes de Celia madrecita (1939), Celia novelista es una colección de cortas historias publicadas en la revista "Blanco y Negro", luego publicadas juntas en forma de libro por la editorial M. Aguilar en 1934. El libro es diferente en estilo al resto de los libros en la serie. En él, la protagonista Celia Gálvez de Moltanbán, se situaba en los zapatos de la escritora Elena Fortún y contaba sus propias historias de aventuras con los gitanos, después de aburrirse durante el verano. El libro no avanza la historia dejada en Celia en el colegio, sino que cuenta las historias que Celia había escrito en el cuaderno que su padre le había regalado en dicho libro. Las ilustraciones originales que acompañaban las primeras ediciones de Celia novelista eran dibujadas por Molina Gallent; en futuras ediciones, diferentes dibujantes reemplazaban dichas ilustraciones con otras de su creación.


1 comentario: